viernes, 28 de marzo de 2008

Ensayar debajo de un Kiosco en plena Av Corrientes


Pensar que tal cual Morlocks, con el tiempo entre las manos, sumergidos allí, en nuestro mundo subterráneo, gestamos esta criatura tan preciada. En donde cada tanto, alguien desde allá arriba, descendía a nuestro bunker a recordarnos que no rayáramos el piso con nuestros experimentos, y que las bebidas y golosinas, por trabajar allí, nos eran más económicas.







Afichini y physique du rôle :
Los Actores tienen un aire de tan a mafia italiana que los rebotes asociativos siempre fueron temerarios


2 comentarios:

antiprímula dijo...

Está bueno cuando el teatro mantiene algo clandestino, cuando uno toma conciencia que está haciendo "esas cosas" y se pregunta en un destello de civilizada lucidez: ¿qué hago?, ¿esto?, ¿a esta hora?, ¿con estas ropas?, ¿acá?, ¡qué disparate! y se contesta: Sí, esto, con estas ropas, este diparate, acá, ahora, allá la vida, a la que en breve vuelvo.
Salú.

Lucas Olmedo dijo...

Que bienvenida es esa civilizada lucidez que nos visita cada tanto, ¿no?
¿Què hago? ¿Con estas ropas? ¿Acá? ¡Que disparate! preguntas y certezas que es cierto se vienen siempre a la cabeza,ya sea cuando se està en la clandestinidad del teatro,o allà arriba, camino a leer un blog. Besos, gracias por la visita