martes, 11 de noviembre de 2008

Tanta Recomienda Los Siervos!

Por Alejandro Tantanian

Esta carta tiene intenciones de elogiar. Y eso hará.

No conocía a Lucas Olmedo. No había oído hablar de él. Recibía algunos mails (de esos que los agentes de prensa envían para invadir casillas) invitándome a ver un espectáculo llamado LA SONRISA DE LOS SIERVOS. El espectáculo decía estar inspirado en textos de Robert Walser.
Walser – debo confesar - es un escritor que leo y admiro secretamente. Walser es un autor silencioso que horada el tiempo para poder encontrar a sus lectores. Y una vez hallados no los liberará jamás: Walser la araña.
No abundan los lectores de Walser, pero si uno tiene la felicidad de encontrarse con un adorador de ese extraño dios sabrá que forma parte de un círculo privado: casi una logia secreta.
Por eso, hace poco menos de dos semanas, dirigí mis pasos hacia el espacio Urbano (sala en donde se presenta LA SONRISA DE LOS SIERVOS). Y la sorpresa fue enorme.
Ahí conocí a Lucas Olmedo: un lector atrapado en la telaraña Walser.
Pero lejos de estar inmovilizado en la trampa, Lucas Olmedo construye una versión personalísima de ese mundo singular. Hay ecos de Kantor (¿qué hubiera pasado si Lucas Olmedo hubiese confrontado frente a frente a aquel monstruo? Su corta edad sólo le permitió verlo en un VHS: pero su talento le permitió entenderlo a la perfección: la clase muerta aparece y desaparece en LA SONRISA DE LOS SIERVOS de manera única: una reescritura en el tiempo de un testimonio artístico único: Kantor).
Y LA SONRISA DE LOS SIERVOS tiene un elenco de actores que se brindan por entero al espectáculo: en estos tiempos de comida precocida y decisiones fútiles los cuerpos que Lucas Olmedo pone en escena estallan de manera singular. Nada tiene un peso innecesario: no hay en LA SONRISA DE LOS SIERVOS ningún elemento que sobre.
No voy a caer en la estupidez de decir que sorprende la calidad en un elenco tan joven (Lucas Olmedo tiene poco más de 27 años. Su protagonista: Eugenio Schcolnicov – brillante, madura, extraordinaria actuación - tiene 23 años): no. Aquí estamos frente a un espectáculo maduro, de extraordinaria factura artística. Que nada tiene que ver con la edad de quienes lo hacen. El hecho artístico está ahí: para ser devorado.
Yo dije que iba a escribir elogios.
No tengo segundas intenciones: como artista apoyo este espectáculo, lo recomiendo fervorosamente y nada me haría más feliz que saber que las salas de circuito independiente se pelearán para programarlo.
Ahora conozco a Lucas Olmedo. Y conozco esta obra: fui esta obra por un tiempo que aún persiste en mí. Muchas de sus imágenes siguen asaltándome. La entrega del elenco sigue conmoviéndome.
Y nada me gustaría más que sea conocido por muchos.
Que sea conocido por todos.
De ustedes depende: ojalá que LA SONRISA DE LOS SIERVOS tenga el lugar que le corresponde LA SONRISA DE LOS SIERVOS es material radioactivo. Pruébenlo: no volverán a ser los mismos.


Alejandro Tantanian

Autor y director


Nueva Crítica: Subida en VUENOSAIREZ


La concreción de los sueños va mas allá de las posibles realidades que se nos presentan. Siempre dependen de las buenas voluntades y la sintonía mágica que aparece en las circunstancias más atenuantes para la materialización de la idea concebida: el sueño.

por Mariano Beitia:

Hay algo de lo onírico que perfuma la producción de La Sonrisa de los siervos: la juventud de sus integrantes, el origen de la producción, la lucha de un grupo de teatro independiente por mantener un espectáculo en cartel durante casi un año, y , por supuesto , la innegable calidad de una puesta realmente muy bien lograda que surge de una dramaturgia basada en un texto inimaginable : el doctrinario pedagógico de una escuela de criados.


Una puesta en escena que se monta en el ocaso de una ilusión. Derruidas puertas asfixiadas por cenizas volcánicas abren nuestra vista a la perplejidad monótona de una escuela de servidumbre.


En ese espacio decadente e infame los actores desarrollan una interpretación viseral, exacerbada y de marcado expresionismo. Acompañados por un chelo en vivo que parece darle luz a las penumbras.
Existen fuerzas desencontradas, obsesiones eróticas y compulsiones de marcado egocentrismo que se fusionan y subyacen en el cuerpo y sus rasgos.
Una composición corporal plasmada en una coreografía de la imagen. Acciones que explícitamente se muestran a través del instrumento sensible del intérprete: el cuerpo.
La puesta de luces es excelente, crea los climas que se quieren mostrar, las penumbras de las almas, el contraluz expresionista, la carencia y la sordidez.


Lucas Olmedo es el creador de esta increíble obra que denosta una trama de perplejidades e ilusiones desde una sapiencia interesante fruto de un director que es más que una promesa, un hecho fortuito y agradable en el teatro independiente.
Una experiencia que los dejara azorados y ansiosos de ver más.


Link Permanente: p://www.vuenosairez.com/V2_1/articulo.php?tipo=2&idRteatro=168




Lin




viernes, 22 de agosto de 2008

Sábado 22 de Noviembre, última Función!


Últimos Sábados!!!!!!




"La Sonrisa de los Siervos"






La Sonrisa de los Siervos
de Lucas Olmedo
(A partir de la literatura de Robert Walser)


Juan Pablo abandona la ciudad y su cómoda pero odiosa vida familiar, para inscribirse como alumno en el Instituto de Servicio Doméstico que dirigen los hermanos Walser, en las afueras de Malargüe, Mendoza.
El objetivo que los Hermanos Walser persiguen es la formación de sirvientes para su posterior ubicación en la burguesía de Buenos Aires. Pero desde hace unos años, el prestigio y la popularidad de su escuela se ha perdido, y las solicitudes que desde allí se envían, son rechazadas.
Han pasado unas semanas desde la explosión del volcán "El descabezado", y la caída de cenizas imposibilita el pastoreo y las tierras comienzan a devaluarse. Por otro lado, el "torneo anual del buen doméstico" se avecina, y el recuerdo de un bochornoso desempeño en la edición anterior es una astilla clavada en la carne del instituto. A pocos kilómetros un antiguo alumno, ha abierto otro colegio que también enseña el arte de la servidumbre, impartiendo las mismas lecciones, repasando los mismos ejercicios y los mismos simulacros... pero hay un agregado importante, que parecería ser la causa de su prosperidad y renombre: La presencia femenina.
Tras el inminente ocaso al que se dirige el Instituto Walser, sobrevuelan rumores de cambios: la llegada de las muchachas. Y por ende una acción melancólica y ridículamente desesperada: Su Espera



Actuan

Jakob Von Gunten: Eugenio Schcolnicov
Schilinski: Gustavo Detta
Sr. Walser: Carlos Nuñez
Srta Walser: Guadalupe Rodriguez Catón
Krauss: Ignacio Bartolone
Heinrich: Nahuel Cárdenas
Shacht: Ariel Obregón

Música Original

Ariel Obregón

Coreografía

Alfonso Baron
Yesica Alonso


Prensa

Andrea Feiguin - Leticia Hernando (TeHagolaPrensa)

Asistencia de Dirección

Diego Martinez

Dramaturgia y Dirección

Lucas Olmedo


Sábados A las 21:00 HS - ESPACIO CULTURAL URBANO
HASTA EL SÁBADO 22 DE NOVIEMBRE!
Dirección: Acevedo 460 (altura Av. Corrientes 5400) Capital Federal - Buenos Aires - Argentina.
Teléfono: 4854-2257


sábado, 26 de abril de 2008

Críticas a "La Sonrisa de los Siervos"


Crítica de Alternativa Teatral


La (eterna) sonrisa de los siervos
11/12/2007 | Por Mónica Berman | Espectáculo La Sonrisa de los Siervos

Foto: Silvana Miyashiki

Existe algo de paradojal en el título de esta obra, y no porque en el orden de lo real los siervos (los sirvientes, la servidumbre) no puedan sonreír, sino porque habitualmente, en el orden del imaginario, no se los asocia a la sonrisa. Por el contrario, ¿quién se sorprendería frente a un sintagma que postulara “el sufrimiento de los siervos” o alguna frase equivalente?
Pero ahí está, no hay error. Entonces viene la siguiente pregunta: ¿sonríen porque tienen motivo de felicidad o como un signo inequívoco de su servil(idad)?
El transcurrir de la puesta nos hará inclinarnos hacia la segunda opción, de un modo absolutamente original.
Pero empecemos por el principio. Cuando uno entra a la sala de Espacio Cultural Urbano, donde se desarrolla la acción, lo primero que percibe es la madera. Es una primera impresión que uno tendrá posibilidad de confirmar prontamente. De la sensación del predominio de un material, pasamos a la comprobación, mientras el resto de los espectadores se acomoda. Empezamos a observar detalles: puertas (falsas puertas que no abren a ningún espacio) triplicadas en primer plano, desvencijadas puertas de madera, paredes de madera, algunos cajones de manzana. Luego se irá completando el panorama, sin cambiar de material.
Los personajes (no todos) están ahí, como si permanecieran desde siempre. Semiocultos, hacen su rutina. Así aparece la primera tematización del que sirve y está sin que su entrada haya provocado sobresalto. Sin hacer ruido, en un estar disponible. Un solo detalle quiebra este universo referencial: la música (ejecutada desde el principio y en el mismo escenario).
Un nuevo personaje hace su entrada. Viene a la escuela de siervos, aquellos que se preparan para trabajar como mayordomos, entrega todos sus ahorros, con la ilusión de que lo ayuden a convertirse en “un cero a la izquierda”.
Aunque la idea proviene de los escritos de Robert Walser, el trabajo de dramaturgia de Lucas Olmedo es excelente, del mismo modo que la dirección.
Es absolutamente notable esta puesta en primer plano, sin ironía, entendida literalmente, de lo que hay que hacer para servir a los otros, borrándose del mundo, mostrándose como un simple apéndice, sin vida propia, sin más objetivos que el estar al servicio de alguien.
Como en toda escuela, hay pupitres (de la más rústica madera), hay discursos, prohibiciones, ejercitación, recursos didácticos (un trapo para limpiar) y así sucesivamente.
Cada futuro mayordomo tiene su personalidad y sus obsesiones, pero el objetivo evidentemente es en común.
En esta escuela se enseña hasta la necesidad de espiar al otro, abertura mediante en una de las puertas de madera.
La decisión de poner un niño en escena enfatiza doblemente la situación de servidumbre, porque, si bien todos los aprendices están para servir, el niño es el que carga con lo que los otros no quieren hacer. La metáfora es absolutamente visible. El último de los servidores es pequeño, no puede protestar, y carga con lo que los demás eluden.
La obra tiene mucho humor, porque muestra lo que habitualmente se tiende a esconder debajo de la alfombra de manera descarada.
Todas las actuaciones son muy buenas, el trabajo con el espacio es fantástico, del mismo modo que el vestuario, la música y la iluminación.
La sonrisa de los siervos nos hace sonreír a nosotros, pero también nos hace reflexionar.


Crítica de "Crítica Teatral"

La sonrisa de los siervos
Servir para ser


En La sonrisa de los siervos, con dramaturgia y dirección de Lucas Olmedo, se aprecia como un mecanismo –que ya empieza a crujir- se aplica en la enseñanza del servilismo como forma de trascendencia, el servir para ser, para lograr la completitud. Eso trae concadenado la instalación en cada ser humano de la impostura: el lograr de a poco el arte de simular, de aparentar, para poder ser aceptado por el otro, para ganar la confianza del otro. Se observan como se transmiten rituales de iniciación, formas de comer, de servir, métodos para no oír ni hablar, hasta perder todo contorno de personalidad.
Quizá se muestre tan claramente esta idea porque la obra parte de escritos de Robert Walser (1878-1956) que en el camino de ser actor, se transformaría en instructor de mayordomos, para luego plasmar sus experiencias a través de la escritura.



Otras facetas de la pieza se detienen en resaltar la inutilidad de cualquier estrategia para evitar el ocaso; en la futilidad de lo ideales, y en apreciar el animal acomodaticio que es el ser humano.
El marco que elige, con acierto, el director Olmedo es el de la rusticidad. Todo quiere asemejarse a algo superior y delicado -las puertas, los trajes, hasta los ingeniosos pupitres- pero no pueden disimular su origen rustico y de poca calidad, los meritos para lograr estas texturas se deben a los excelentes trabajos de Verónica Gilotaux en el diseño escenográfico (bienvenido un aire “kantoriano”), y de Guadalupe Rodríguez Catón en el diseño de vestuario.
Es muy delicado y de una distinguida belleza plástica el diseño de luces de Lucas Olmedo y Verónica Gilotaux.
Las actuaciones de Eugenio Schcolnicov, Gustavo Detta y Alfonso Barón son muy buenas, logran exponer con claridad el interior de sus personajes, a eso hay que sumarle un manejo corporal estupendo. Carlos Núñez realiza un festival de matices y texturas para delinear con claridad su cambiante personaje. Guadalupe Rodríguez Catón llega a transmitir el resquebrajamiento de un tiempo ya ido, y al niño Nahuel Cárdenas – en una difícil tarea- va tomando confianza a medida que transcurre la pieza.
Mención aparte para el músico y actor Ariel Obregón, su mascara y los climas que crea desde su contrabajo son un punto altísimo; merito también de la dirección por la artística forma de incorporarlo en las escenas.
La sonrisa de los siervos es una obra de un alto valor estético, con un variado menú de temas para reflexionar.


Gabriel Peralta

Crítica "Revista Imperio"

teatro // la sonrisa de los siervos, de Lucas Olmedo

En medio de una nube gris que no se disipa, producto de la erupción de un volcán, llega Juan Pablo –quien dejó su familia acomodada y poco grata– para internarse como alumno en la Escuela de Aprendices de Sirvientes que dirigen los hermanos Walser, otrora distinguida, hoy opacada por otra institución que también forma en el arte de la servidumbre siguiendo los mismos métodos, pero que admite mujeres en su estudiantado.
Este sombrío relato, rico en despertar incomodidades e interrogantes, acrecienta su cerrazón gracias a una excelente escenografía diseñada por Verónica Gilotaux, al muy adecuado vestuario –labor de Guadalupe Rodríguez Catón– y, por supuesto, al afinado trabajo del elenco formado por Ariel Obregón, Carlos Núñez, Maia Rubinsztejn, Nahuel Cárdenas (una promesa de once años de edad), Gustavo Detta, Alfonso Barón y Eugenio Schcolnicov, estos tres últimos desarrollando sus personajes (los alumnos) en una infinidad de recursos utilizados con suficiente precisión, indudable mérito del trabajo de dirección de Lucas Olmedo, responsable también de la dramaturgia, creada a partir de la literatura de Robert Walser.

Lucho Bordegaray


Crítica "TELAM"

“La sonrisa de los siervos”, grata sorpresa del off

La obra basada en textos de Robert Walser es una acabada muestra de efectividad escénica desde la dirección, la planta escenográfica y un elenco juvenil que se luce con recursos más que legítimos. Se puede ver en el Espacio Urbano Acevedo, los jueves a las 21:30.

Por Héctor Puyo

La obra "La sonrisa de los siervos", adaptación de Lucas Olmedo de textos de Robert Walser, es una acabada muestra de efectividad escénica desde la dirección, la planta escenográfica y un elenco juvenil que se luce con recursos más que legítimos.

La pieza, que dirige el propio Olmedo, traslada a la provincia de Mendoza lo que cuenta Walser (1878-1956), nacido en Suiza y muerto cerca de la clínica psiquiátrica que habitaba por propia voluntad, sobre lo ocurrido en una escuela de servidumbre en Europa central.

En un ámbito dieciochesco donde se supone que una nube gris se ha posado después de la erupción de un volcán, un aspirante a alumno (Eugenio Schcolnicov) ingresa al colegio de un tal Robert Walser (Carlos Núñez), alter ego del autor original.

Allí conocerá los rigores de su profesor -formador de sirvientes cuya función será eliminar su personalidad para contentar a un eventual amo- y a dos condiscípulos de opuesto pensamiento.

Hay uno que coincide a veces con su rebeldía (Gustavo Detta) y otro más oscuro y de apariencia sumisa (Alfonso Barón), cuya huida coincidirá con un vuelco en la acción, en la que las cosas ya no serán como antes.

Es que a la escuela de Walser le ha salido una competencia. Un ex alumno fundó una institución similar en la que existe un complemento que allí no hay: la presencia femenina, algo que la hermana de Walser (Guadalupe Rodríguez Catón) apenas remeda con su abúlica existencia.

Lo que impresiona del trabajo del director y adaptador Olmedo -mendocino, 28 años- es, además de un manejo de actores impecable con toques de un hiperrealismo que sorprende, es el clima casi onírico que logra desde el comienzo.

Con un criterio de planta que recuerda al Cricot 2 del polaco Tadeus Kantor, que sacudió la escena argentina en sus visitas a fines de los 80, el joven director usa la escenografía de Verónica Gilotaux casi al filo del protagonismo.

Por su edad no es probable que Olmedo haya visto aquellos impactantes espectáculos -"La clase muerta" y "Wielopole, Wielopole"- pero quizá los conoció por videos u otros medios, pero lo cierto es que las maderas envejecidas que dan color al espectáculo delatan esa raigambre.

También se nota en las acciones repetidas, que en otros casos se han usado arbitrariamente, y aquí lucen acertadas sobre todo por la plasticidad de los intérpretes, incluido un niño (Nahuel Cárdenas), testigo del drama de los mayores y futuro involucrado.

Por fortuna el chico es sólo eso y no participa de ninguna ceremonia de humillación -como pasaría en "El joven Torless", de Robert Musil, con un ámbito de claustrofobia parecido-, pero el sesgo sombrío hace temer inesperadas situaciones.

En un elenco casi sin fisuras se destaca la labor de Schcolnicov como el abúlico y al mismo tiempo rebelde alumno de la casa y no son menores los trabajos de Detta y Carlos Núñez, quien aporta a su máscara destellos inquietantes.

La suma de aciertos de "La sonrisa..." se completa con el contrabajista Ariel Obregón, quien sabe imprimir los tonos bajos que acentúan lo ominoso del conjunto, que refuerza la idea de que la sumisión al amo sólo se combate con la violencia del final.

viernes, 28 de marzo de 2008

Ensayar debajo de un Kiosco en plena Av Corrientes


Pensar que tal cual Morlocks, con el tiempo entre las manos, sumergidos allí, en nuestro mundo subterráneo, gestamos esta criatura tan preciada. En donde cada tanto, alguien desde allá arriba, descendía a nuestro bunker a recordarnos que no rayáramos el piso con nuestros experimentos, y que las bebidas y golosinas, por trabajar allí, nos eran más económicas.







Afichini y physique du rôle :
Los Actores tienen un aire de tan a mafia italiana que los rebotes asociativos siempre fueron temerarios


viernes, 4 de mayo de 2007